Custom Bg

¿Qué es el Análisis Bioenergético?

El Análisis Bioenergético es una modalidad específica de terapia psico-corporal basada en la continuidad cuerpo-mente. Fue desarrollada a mediados del siglo XX por Alexander Lowen, continuando el trabajo previamente realizado en esa línea por Wilhelm Reich. Actualmente incorpora también la teoría del apego y los últimos descubrimientos de las neurociencias. Busca aumentar nuestra vitalidad y sensación de bienestar, conectándonos con nuestra energía vital y eliminando los bloqueos e inhibiciones que hemos ido desarrollando a lo largo de la vida para protegernos de las emociones desagradables experimentadas en situaciones de abandono, de conflicto o de trauma. Combina un trabajo con el cuerpo y la palabra, basado en una comprensión energética del funcionamiento del ser humano y desde una perspectiva analítica y relacional. El Análisis Bioenergético está reconocido como una modalidad científica de psicoterapia por la European Association for Psychotherapy (EAP). Su formación en IMAB sigue los criterios establecidos por el International Institute for Bioenergetic Analysis (IIBA) creado por Alexander Lowen para garantizar unos estándares elevados de formación en esta modalidad de psicoterapia.

 

Desarrollo histórico del Análisis Bioenergético

En su primera fase, Alexander Lowen desarrolló un modelo de la interacción "mente cuerpo" que ponía en evidencia que la vida emocional estaba asentada en el cuerpo, expresada por el y también gestionada a través del funcionamiento corporal. Describió las funciones somáticas que intervienen en la gestión emocional, a saber: la respiración, la organización del aparato locomotor que da forma a la postura, las pautas individuales de movimiento, e incluso la enfermedad, que cumplen funciones de carga y descarga energética para la regulación de las intensidades emocionales.

Esta teoría psicosomática del funcionamiento del aparato psíquico era hija, básicamente, del psicoanálisis y en particular de la teoría de Wilhelm Reich sobre la dinámica del carácter expresada en la coraza muscular.

La coraza muscular, descrita por Reich, constituía una estructura destinada a absorber, contener y regular los impulsos agresivos y sexuales que no podían ser descargados directamente. La tensión de la coraza era mantenida por la energía de los impulsos que estaba destinada a contener, pero se convertía, a su vez, en un obstáculo para la sublimación o la descarga, por lo que se hacía disfuncional para la vida. La defensa, que contenía a la vez la historia del conflicto que llevó a su constitución y el mecanismo para evitarlo, lo hacía consumiendo la energía interna y reduciendo la vitalidad del sujeto.

Pero aunque en sus orígenes teóricos reichianos, el Análisis Bioenergético tenía muy presente la importancia fundamental del mundo externo en la etiología del carácter, la dimensión relacional del trabajo terapéutico no fue suficientemente atendida durante muchos años.

Centrada fundamentalmente en el trabajo intrapersonal, la mirada del terapeuta se dirigía sobre todo a establecer las conexiones entre el funcionamiento psíquico y el corporal, a analizar su relación con los patrones creados en las relaciones primarias con el entorno familiar, pero sin profundizar en la dimensión interactiva de la relación terapéutica como agente actual respecto a la expresión en el aquí y ahora de dichos patrones y como agente de cambio central del proceso terapéutico.

Compartía esta situación con la mayoría de las psicoterapias corporales en su momento, que promovían la expresión emocional, la catarsis y la actuación sobre el aparato motor y el análisis de las asociaciones entre emoción y representación como elementos centrales para el cambio psicosomático.

Pero el surgimiento y desarrollo de las investigaciones sobre la infancia, sobre el vínculo y las investigaciones de las neurociencias llevaron a que miembros relevantes de nuestra escuela señalaran la necesidad de incluir e integrar estos conocimientos en nuestra teoría y nuestra práctica para trabajar no solo en la intersección cuerpo – mente, sino también en la intersección entre el sujeto y el entorno significativo, o sea, en el vector interpersonal.

Bowlby estableció que el vínculo social, o sea, el apego, es una necesidad primaria del ser humano que no tiene relación con la satisfacción del hambre o del instinto sexual. Por lo tanto y al contrario de lo que planteaban las teorías imperantes hasta ese momento; el vínculo y la búsqueda de la proximidad no se deben a un proceso de asociación con quien satisface al niño estas necesidades, sino que es un proceso biológico que se hereda específicamente con el objeto de asegurar la supervivencia del individuo.

Daniel Stern demostró que en la díada madre-niño suceden micro-regulaciones continuas y recíprocas, cuya naturaleza afectiva posibilita que la madre y el niño se sintonicen gradualmente una con el otro. Esta sintonización afectiva en el marco de una estrecha intimidad, produce la vivencia en que se realizan los registros que se inscriben en la memoria para generar los patrones operativos. La díada no actúa entonces solo como regulador de intensidad sino también como proveedor de sentido que une sentimiento, palabra y contexto.

El Análisis Bioenergético contemporáneo integra todas las aportaciones anteriores. La relación terapéutica es o, más bien puede ser una recreación en el aquí y ahora de esa díada reguladora y proveedora de sentido si podemos crear una sintonización adecuada que permita generar nuevos registros. Entendemos el espacio terapéutico como un "laboratorio" donde se reproducen las condiciones originales de la díada madre/hijo. Basándonos en los resultados de las investigaciones sobre la plasticidad del cerebro, que indican que lejos de mantenerse inmutable, el cerebro procede a nuevos registros de memoria a lo largo de toda la vida, creamos una relación paciente terapeuta donde puedan realizarse vivencias significativas que produzcan nuevas inscripciones de otra experiencia relacional. Se produce allí un "momento de encuentro", afectivamente significativo, que está en la base de cada verdadera innovación intrapsíquica e interpersonal.

El Análisis Bioenergético en la práctica


El Análisis Bioenergético constituye un recurso que puede ser utilizado de forma individual o grupal, con carácter terapéutico o de desarrollo personal. Hablamos de terapia cuando la persona experimenta un sufrimiento importante y/o una disminución sustancial de su funcionamiento en los ámbitos personal y/o profesional.

Hablamos de desarrollo o crecimiento personal cuando una persona funciona aceptablemente en dichos ámbitos, pero por debajo de sus posibilidades; entiende que puede disfrutar más de la vida y ser más eficiente. En general, tanto en la terapia como en el desarrollo personal se busca disminuir el sufrimiento y aumentar la capacidad de disfrutar y ser creativo. Un proceso individual permite una atención más individualizada y un trabajo más profundo. Un proceso grupal permite explorar con facilidad patrones de emoción y comportamiento evocados por diferentes situaciones o tipos de personas y explorar comportamientos más funcionales y gratificantes. Ambos procesos son complementarios y en la práctica muchas personas experimentan los dos en un momento u otro de su terapia.

Instituciones internacionales del Análisis Bioenergético

El International Institute for Bioenergetic Analysis (IIBA) es la institución internacional encargada, entre otros objetivos, de promover la difusión del Análisis Bioenergético y desarrollar los estándares de calidad que han de poseer los programas de formación de Terapeutas Bioenergéticos de los institutos de cualquier lugar del mundo afiliados a esta institución. Fue constituido por Alexander Lowen en 1976 como actualización, a la creciente expansión internacional del Análisis Bioenergético, del Institute for Bioenergetic Analysis (IBA) creado en Nueva York en 1946. El IMAB está afiliado al IIBA, por lo que la formación que ofrece constituye una formación “oficial” en Análisis Bioenergético, garantizando el seguimiento de los rigurosos criterios exigidos por el IIBA, tanto en términos de contenido impartido como de nivel de formación del profesorado que los imparte. Podéis obtener información adicional sobre el IIBA en: http://www.bioenergetic-therapy.com

Además de la institución global del IIBA, existen instituciones regionales en diferentes zonas del mundo que agrupan a sociedades de dichas zonas afiliadas al IIBA. Estas “Federaciones” se ocupan activamente de temas regionales de interés para sus miembros, como la legislación regional para la práctica de la psicoterapia y la organización de congresos y actividades de formación continua en la zona. La institución regional europea es la European Federation for Bioenergetic Analysis-Psychotherapy (EFBA-P). La EFBA-P a su vez está integrada al máximo nivel estatutario en la “European Association for Psychotherapy” (EAP) que emite el “European Certificate for Psychotherapy” (ECP). El IMAB pertenece a la EFBA-P y a través de ella a la EAP. Podéis obtener información adicional sobre la EFBA-P en: http://www.bioenergeticanalysis.net/

Formación en Análisis Bioenergético

El IMAB ofrece formación en Análisis Bioenergético siguiendo los estándares del IIBA. La formación tiene un carácter modular con diferentes duraciones y certificaciones asociadas. La formación completa, con el cumplimiento de todos sus requisitos, conlleva la obtención del nivel Certified Bioenergetic Therapist (CBT) del IIBA. Podéis obtener información detallada sobre este tema en la sección “Formación” de esta web.